Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Scrum en eCommerce ¿Cómo avanzar dentro del caos?

¿Scrum? ¿qué es eso de scrum? ¿una nueva red social? ¿una nueva herramienta de analítica? No, no. No es nada nuevo ni innovador. Lo puedo definir como la forma llevar a buen fin un proyecto, en este caso de ecommerce, de una manera ordenada. Los más elitistas te lo definirán como una metodología de desarrollo ágil para componentes y proyectos de software.

scrum-proyecto

Sentido común y metodología

Para que un proyecto tenga garantías de éxito y pueda llegar a buen término en los plazos marcados necesita de una organización mínima y un buen ritmo en su desarrollo. Pues bien, esto solamente lo vamos a conseguir si nuestra organización utiliza el sentido común para afrontar todas las actividades necesarias para implementar un ecommerce o cualquier otro tipo de proyecto.  Pero ¿qué es emplear el sentido común? Si, es cierto, todos creemos que lo aplicamos en las decisiones que tomamos o en las instrucciones que damos. Aplicar el sentido común en el desarrollo de proyectos pasa por conocer bien lo que queremos hacer, sopesar y medir la viabilidad de estos requisitos y acometerlos de forma ordenada. Es decir, establecer un método con el cual conseguir un hilo conductor para que todos los participantes en el proyecto sientan que se avanza y vean claramente que hay una finalidad clara con un horizonte temporal determinado.

Anterior a la aparición de las metodologías ágiles en la gestión de proyectos las cuestiones relativas a proyectos eran rígidas. Era necesario analizar y concretar cada requisito del cliente hasta poder determinar cada uno de los matices que lo podían condicionar. Esto, que es la situación ideal para el equipo de desarrollo, se convierte en una situación utópica que pocos clientes podrán llevar a cabo. El método SCRUM es bueno debido a que se basa en aspectos como, entre otros, que no se conocen hasta el último detalle en el inicio de un proyecto, en que el proyecto puede ser susceptible de cambios y que el avance de un proyecto debe ser visible.

¿Qué es SCRUM? Pues una forma de organizarse

SCRUM es el nombre que recibe una de las metodologías más “sencillas”, a la vez que eficaz, en la gestión de proyectos tecnológicos y de cualquier tipo. Pero ¿en qué se basa? ¿Cuáles son los puntos que lo han hecho crecer tanto en popularidad? La clave de SCRUM reside en dividir un proyecto en los demoninados sprints o sprints backlog.  Estos sprints no son más que un conjunto de tareas realistas que van a producir “algo” visible y palpable en un periodo entre 2 y 4 semanas. La duración de los sprints vendrá determinada por el tipo tareas que se engloben en el sprint. De esta forma, un proyecto queda descompuesto en microproyectos, los sprints, con lo que se consigue un enfoque general del equipo con un horizonte temporal mucho más concreto y determinado. Esto redunda en un trabajo global más eficiente y productivo.

¿Cómo determinamos los sprints?

Buena pregunta. Para determinar y materializar un sprint hay que trabajar desde un punto de vista superior. Antes de empezar con los sprints, hay que crear un Product backlog. Este product backlog recoge todos los requisitos, funcionalidades, tareas, objetivos y demás que el cliente nos trasmite. Yo lo veo como historias, en el buen sentido de la palabra :-D, que el cliente nos va contando. Cada una de estas historias encierra una o más tareas y actividades clave que habrá que realizar. Pues bien, cada sprint resolverá una o más de estas historias que el cliente quiere ver materializadas. Un consejo. Pregunta a tu cliente, por cada historia, para que es necesaria dentro del negocio y en que va ayudará a mejorarlo. Esto nos hará reflexionar a todos sobre la naturaleza y finalidad de cada requisito solicitado.

Aun siendo Ágil, Un proyecto necesita control.

Sin control no es fácil que las metas establecidas se cumplan. Existen siempre cuestiones no definidas o dudas nuevas que hay que despejar. En la buena gestión de las excepciones radica el avance del sprint. Así pues, en scrum  se determina que todos los días se realiza una corta reunión (Daily scrum meeting) en la que se abordan los “problemas” relativos al trabajo/sprint que se está abordando. En esta reunión, liderada por el Scrum master o director de proyecto, se debatirá y trabajará sobre

  • lo que se hizo el día anterior. Tareas realizadas
  • los problemas o cuestiones que impidieron la realización de algunas ellas. Tareas en proceso
  • Lo que se abordará hoy. Tareas pendientes

Resumiendo, qué hemos hecho, qué vamos a hacer y qué nos impide avanzar.

Hay muchas más cuestiones sobre SCRUM que podríamos comentar, pero la realidad es que es de una lógica aplastante. y tú ¿aplicas scrum o similares a tus desarrollos ecommerce?

Submit a Comment